Biografía Curricular

martes, 18 de diciembre de 2012

EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES



En nuestra empresa frecuentemente, nos encontramos con la necesidad de tomar decisiones importantes. O no tanto. Todos los días, durante nuestra jornada laboral, estamos tomando decisiones, mas o menos significativas, pero todas necesarias. ¿Qué proceso sigues para tomar decisiones en tu empresa?


A la hora de tomar decisiones en la empresa, primero debemos definir el problema, a continuación, diagnosticar las causas y después, diseñar las posibles soluciones. Este proceso es el más lógico ¿verdad? Pues no siempre se lleva a la práctica.

La toma de decisiones es un proceso durante el cual la persona debe escoger entre dos o más alternativas. Todos y cada uno de nosotros pasamos los días y las horas de nuestra vida  teniendo que tomar decisiones.

Para el directivo o los administradores de una empresa, el proceso de toma de decisión es sin duda una de las mayores responsabilidades.

Habitualmente los administradores o directivos, consideran la toma de decisiones como su principal trabajo, ya que continuamente están decidiendo que debe hacerse, quien, cuando y donde debe hacerse, y en muchos casos deben definir incluso hasta como debe hacerse. Sin embargo, la toma de decisiones solo es un paso en el proceso de planificación del día a día de una organización, hay otros factores que forman parte de ese proceso y que han de considerarse con la misma importancia por parte de los administradores

NIVELES BÁSICOS

En toda organización, la toma de decisiones se circunscribe a una serie de personas que están apoyando o interviniendo en el mismo proyecto. El primer paso sería determinar qué tipo de decisiones pueden tomar cada uno de los participantes. Así pues, definiríamos 3 tipos de niveles básicos: dirección, mandos intermedios y trabajadores.

Tabla 1. Cuadro de mando
(A. Senlle «Tomar decisiones y resolver problemas». Edit. Gestión2000, 2003)

Niveles
Directivo
Mando intermedio
Trabajador
Objetivos:

Generales de la empresa.
Propios de su área.
De su función específica.
Necesita autonomía para:


Tomar decisiones que tienen que ver con la política, filosofía y cometidos de la empresa.


Necesita autonomía para: Tomar decisiones que ayuden a cubrir los objetivos de su área de mando.


Necesita autonomía para: Tomar decisiones en su ámbito de trabajo que le ayuden a cumplir sus objetivos.
Cómo actúan:


En comité de dirección se toman decisiones que abarcan todas las áreas de la empresa.


En grupo pueden tomar decisiones sobre temas que la dirección les delegue específicamente.
En grupo pueden tomar decisiones sobre temas delegados por sus mandos.



RIESGO

Será necesario que todos los miembros de una organización involucrados en la toma de decisiones adquieran técnicas de toma de decisiones y resolución de problemas.
Todo proceso de toma de decisiones tiene asociado un riesgo: “escoger la alternativa equivocada”. A la hora de tomar una decisión, estamos perdiendo la oportunidad de escoger otras alternativas, con la limitación de que después es muy difícil o imposible dar marcha atrás. Esto es así porque cuando se toma una decisión se realiza en un “espacio-tiempo” determinado, por lo que posteriormente será imposible repetir ese estado ya que las circunstancias cambian.

Modelo de toma de decisiones

Alfonso Alcántara, en su blog Yoriento, nos habla de 8 estrategias para tomar decisiones sacadas de laboratorios de neurobiólogos y psicólogos
  1. Diseña una estrategia de búsqueda. Ponte límites. Por ejemplo, para decidir comprar un coche, buscar una hora en internet, preguntar a 3 amigos, leer una revista, visitar dos concesionarios de automóviles.
  2. Limita tus opciones. Demasiadas alternativas implican mucho tiempo y/o complejidad de análisis de manera que es posible que no tomemos la decisión.
  3. Acepta lo ‘suficientemente bueno’. Elije algo que cubra tus necesidades básicas en lugar de ‘lo mejor’.
  4. No tengas miedo de las consecuencias. “Las consecuencias de la mayoría de las decisiones son menos duraderas de lo que la gente cree.” (Daniel Gilbert, psicólogo). Si consideras la eternidad, las decisiones se vuelven menos importantes
  5. Confía en tu primera impresión. Los estudios sobre la intuición revelan que parece que hay una parte de nosotros que sabe más de lo que creemos saber. Y que aceptamos mejor las opciones incorrectas tomadas por impulso que aquellas que hemos pensado más. Perdonamos antes a nuestro corazón que a nuestra cabeza.
  6. Deja que otra persona decida. Tendemos a creer que somos más felices cuando tomamos nuestras propias decisiones pero con éstas nos exponemos a la duda persistente de haber elegido mal. Si alguien elige por nosotros o bien estaremos agradecidos o no tendremos la carga de la culpa. (Simona Botti, Universidad Cornell).
  7. Deja de cuestionar tu decisión.
  8. Haz algo diferente como esto. Compórtate durante tres días como si te hubieras decidido por una opción y anota todos tus pensamientos, sentimientos, resultados, etc. A continuación, procede de igual manera con la otra opción. Compara y decide. Método propuesto por Ignacio de Loyola, fundador de los Jesuitas en el XVI

Fuente: Pyme Activa y Yoriento

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada