Biografía Curricular

miércoles, 23 de enero de 2013

MENTIR EN EL CURRICULUM NO ES LA MEJOR ESTRATEGIA PARA VENDERSE BIEN

Siguiendo el refrán “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”  podemos aplicarlo a aquellos candidatos que adornan sus currículums con mentiras y exageraciones. Por mi experiencia en selección de personal debo admitir que por lo general estas mentirijillas se descubren con facilidad cuando ya tienes cierto bagaje en la selección de perfiles de un mismo sector o conoces bien el mercado empresarial de esa zona. Muchos candidatos no se percatan que los que nos dedicamos a selección de personal estamos recibiendo continuamente información en las entrevistas de trabajo y estamos en contacto con otras muchas empresas. Además, si el candidato consigue engañarnos en la entrevista y es seleccionado las mentiras pueden jugarle una mala pasada cuando tenga que demostrar las habilidades que ha contado saber y de no poder justificarlas la empresa cuenta con un periodo de prueba en todo contrato en el que puede rescindir su contrato.
Un candidato se puede labrar una mala reputación al mentir porque de ser detectado queda en entredicho la veracidad de todos sus logros, sus habilidades y su experiencia profesional.
Lo curioso es que, ante la difícil situación actual, nos podemos encontrar ahora muchos casos en los que se miente pero en lugar de para exagerar sus capacidades optan por omitir formaciones superiores o tareas mas cualificadas con el objetivo de participar en los procesos de selección de puestos de menor cualificación. Es cierto que algunos curriculums asustan al entrevistador solo con ver la amplia formación  del candidato pero esos huecos en el currículum también son fácilmente presumibles de que algo se ha estado haciendo en ese tiempo, si es que no se refleja ninguna experiencia, y obligan al candidato a revelarlo en la entrevista.

Algunas de las mentiras más comunes que recuerdo haber “pillado” en los distintos apartados del C.V. son:
·        La edad en los datos personales: Esto es muy común cuando en la oferta de trabajo se acota la edad a unos años concretos. Pero se trata de una mentira muy fácil de contrastar y que en la mayoría de los casos que se pide es porque el contrato posterior esta sujeto a alguna subvención que lo tiene por requisito el tener una edad determinada. Por ejemplo los contratos de aprendizaje.
·        La finalización de la  titulación en cuanto a la formación académica. Sobre todo cuando se está a falta de alguna asignatura o del proyecto de fin de carrera pero no se posee el titulo todavía. También es común mentir sobre la duración de la carrera
·        El nivel de idiomas: De todos es conocido el famoso “Inglés nivel medio” que una gran parte de los españoles teníamos en el C.V. pero que todos sabíamos que no se acercaba ni a inicial. Debemos distinguir cuando el idioma es un requisito obligatorio para ese puesto, de cuando es un valor añadido a tener en cuenta, pues cuando se marca en una oferta como obligatorio es porque en algún momento vas a tener que mantener una conversación es ese idioma o por ejemplo tendrás que contestar un a correo. En esos casos la entrevista con el candidato solía continuar en ese idioma por lo que era fácil adivinar si era capaz de defenderse en el nivel que decía su currículum.

Como nota de humor os recomiendo ver el video del monologo de Luis Merlo: Ingles nivel medio
·        En cuanto a la experiencia laboral, alargando periodos en algunas empresas para tapar algún hueco del curricumlum en el que el candidato ha estado en desempleo o incluir empresas en las que no se ha estado contratado nunca. Todo esto es fácil de detectar en la entrevista y queda totalmente claro si al candidato le pides que aporte una vida laboral. También es muy común falsear las funciones en la empresa, pero se corre el riesgo de no saberlas explicar adecuadamente cuando en la entrevista se profundiza en algún apartado.

Las respuestas y explicaciones que me han dado a estas y a otras muchas mentiras cuando el candidato se da cuenta que le has pillado, son en la mayoría de los casos de lo más cómicas, y por supuesto suele ser desestimado al momento. En otras ocasiones, crean la duda y entonces el seleccionador comprueba referencias poniéndose en contacto con las empresas en las que ha trabajado anteriormente. Se suele preguntar al interlocutor de la otra empresa acerca de la puntualidad, comportamiento, relación con los compañeros y superiores, cualidades, tiempo de contrato, funciones desempeñadas, motivo de salida o incluso se pregunta si le volverían a contratar.
Mi experiencia a la hora de comprobar referencias es que la mayoría de las empresas no suelen dar malas referencias de no ser que el trabajador haya dado problemas serios, en esos casos cuentan al detalle y se desfogan sin ningún pudor de toda esa información.

            CONCLUSIÓN:
Recuerda que maquillar el currículum y saber venderse para optar a un puesto de trabajo no implica mentir porque como dije al principio “Se pilla antes a un mentiroso que ha un cojo”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada